Παρασκευή, 25 Μαΐου 2012

Me llamo Antonis Perrís


Crónicas helénicas 25 de mayo 2012

“Me llamo Antonis Perrís y desde hace 20 años cuido a mi madre que tiene 90 años. Hace 3-4 años comenzó a sufrir de Alzheimer y ultimamente ha tenido crisis de esquizofrenia, además de otros problemas de salud. Las residencias no aceptan a personas que están afectadas por patologías tan graves y complejas. El problema consiste en que no podía prever que en mi cuenta el dinero iba escaseando cada vez más a causa de la crisis económica. Pese a que tengo un patrimonio que desde hace años voy vendiendo, no dispongo en absoluto de dinero y ya no tenemos para comer. Mi carta de credito ya no sirve de nada (le aplican una tasa de interés del 22%) y mi vida ya se ha convertido en un drama. Ultimamente yo también he empezado a tener graves problemas de salud: No encuentro ninguna solución para mi vida. Tengo sí un patrimonio, pero nada de liquidez. Sin comer qué puedo hacer? Por casualidad alguien puede indicarme una solución? A todos los poderosos de esta tierra que habéis causado esta crisis, os digo que merecéis ser ahorcados. Y aún así, la muerte no sería un castigo tan grave en relación a todo lo que habéis cometido.”
Este fue el mensaje de despedida de Antonis Perrís, músico de 60 años que se tiró con su madre de la sexta planta de un edificio del centro de Atenas a las 8 de la mañana (hora griega) del día 24 de Mayo de 2012. Antonis dejó también este poema:
QUE NO QUEDE NINGUNO DE TODOS ELLOS
Si quieres crear este mundo
tienes que cambiar su estructura
antes de que a causa de nuestra inercia
la degradación nos haga desaparecer.
Nos gobiernan los ladrones, los banqueros,
los criminales y todos sus secuaces.
Golpéalos sin alguna piedad,
sin ninguna compasión, antes de desaparecer
porque, de otra forma,
vivirás en la miseria y en la injusticia.
No tengas ni piedad, ni compasiónque de todos ellos no quede ninguno.
Te dan la orden de no suicidarte
pero te suicidas por necesidad
golpéalos a todos ellos
antes de desaparecer
Si no haces nada, cometes un delito.
Que nunca más nos afecten enfermedades
como la pereza
y la inercia moral.
Antonio Giovetti

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου